sábado, 21 de enero de 2017

¿Tienes idea lo que es ser (tonta) inocente estos días?

No ha sido fácil darse cuenta de esto. Me tardé años (varios varios!) para notar que mi forma de vivir, actuar y pensar es distinta. Inocente.


De partida, me ha marcado el pensar que las personas actúan como yo aprendí, hasta en las cosas más sencillas: Si ves algo que no es tuyo, lo devuelves; no le haces daño a otros a propósito; dices siempre la verdad; haces lo correcto siempre (casi a estas alturas)...

Me sigues el punto? Creer que TODO el mundo actúa igual, es una fantasía, una locura... y yo estuve convencida durante toda mi infancia, juventud y parte de mi adultez de que esto era así.

Yo sigo haciendo estas cosas. Sigo creyendo en las personas. Pero ahora entiendo que mi actuar y pensar no es algo común de todos los seres humanos.

A veces me olvido, de que el mundo no es tan ordenado ni puro como yo creo que es, y volver a entender eso es duro... no espero malas intenciones de nadie, por eso me defino así... yo tampoco ando buscando fregarle la pita a nadie, sólo quiero vivir en paz, ser cordial y recibir un trato cordial en retorno también.

Y bueno, así partimos abriendo esta mente... ahora que tengo la conciencia para entender mi forma de ser como propio de una inocencia inusual.

Quiero compartirlo. Quiero entender, y que me entiendan.

Una historia más. Una (tonta) inocente más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario