jueves, 16 de febrero de 2017

¿Por qué nunca lee lo que escribo?

Y sigo con las preguntas.

Es que ando inquisitiva, mordaz, amargona...

Y me ha llamado la atención, hace años. Porque cuando uno sabe que alguien de su familia escribe, y lo ha hecho por mucho tiempo... alguna curiosidad te da. Eso es lo que me imagino yo.

¡Al menos para saber el estilo de las burradas!

Pero en mi caso no. Ni eso he provocado.

Confieso que en alguna ocasión, he tratado de generar algún interés, y he leido en voz alta alguno de mis escritos...

Nada. Cero interés.

Y quien se suponía que sí le importaba lo que yo escribía, resulta que me estaba probando (fui su rata de laboratorio, qué poco glamour...).

En resumen, no he convencido ni siquiera a mi familia. Por años.

Seguimos ventilando los trapos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario