martes, 28 de febrero de 2017

Todo salió mal

No puedo decir que me hice tremendas expectativas... ¡para nada! Fue lo que cualquiera pudo haber pensado: Voy de vacaciones, podré descansar y lo pasaré bien.

Es normal ¿cierto?

¡Pero todo salió mal! Hubo incluso crueldades de por medio, que en un inicio creí bendiciones...

Estoy decepcionada a más no poder.

Tanto, que volver a trabajar será un alivio.

Empecemos ya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario